Breaking News
Loading...

COMUNICARTE TV.

Publicidad

Publicidad

Publicidad 2

Publicidad 2
miércoles, junio 20, 2007


EROTISMO Y POESÍA


Bajo la premisa "una noche dedicada al eros" y con la participación de organizadores y público deshinibido, se llevó a cabo el evento "el.la EroS", organizado por el Teatro Clandestino de la Risa y Antesalas.


Lo que a continuación se relata no es, quizá, una narración fiel de lo que sucedió. Es una descripción detallada y alterada de cada situación, es un vano intento por transmitir lo experimentado a quienes no pudieron presenciar el evento.


Luces tenues y aroma a incienso; éso situó el ambiente, el resto quedó a cargo de los textos, las imágenes y los sonidos que se transformarían en la mente de cada espectador. Se trataba de incitar a los asistentes, de hacerlos partícipes del erotismo desde su clandestinidad.


Un texto escrito por José Agustín, una aventura homoerótica, anunció que la noche comenzaba; fue el preludio para Walerian Borowczyk y La Marée, una breve historia incestuosa que terminó demasiado pronto. Sin embargo, la odisea audiovisual entre André y su prima dio paso a la ola de lecturas en cadena; cada participante se convirtió en protagonista por un instante, cada voz inundó el lugar con narraciones tan diversas que provocaban miradas pudorosas y, a veces, maliciosas. Era inevitable recordar alguna situación, asociarla al relato en turno, revivirla por un momento y revelar sonrisas incriminadoras.


Lo primero fue un texto que describía al erotismo, después un poema, ambos de Gioconda Belli. Más tarde un extracto de las "Memorias de una pulga", de autor anónimo, y ‘la vulva ardiente’, relato de Vicente Muñoz Puelles incluido en su libro "La curvatura del empeine". La ola comenzaba a intensificarse; apareció Bukowski y su imprudencia, Anaïs Nin y su sensualidad, Marco Denevi con su mitología griega ficticia y, por supuesto, también hubo quienes prefirieron demostrar su talento y no recurrieron a ningún autor; fueron ellos quienes decidieron dejar atrás cualquier complejo y exhibir su creatividad. Así llegaron la "Misteriosa viuda negra" en voz de Noemí García, diez poemas de "Promesa de Ruina", poemario inédito de Rodolfo Dagnino, y otro del que he olvidado el título, con el que cerró su participación para dejarle el micrófono a alguien cuyo nombre no recuerdo que leyó dos cuentos de su autoría que tampoco me es posible reseñar, pues mi memoria suele dejar espacios en blanco que me llevan a recordar el trillado refrán acerca de la superioridad que el papel y el lápiz tienen sobre los recuerdos; en fin, el lector desconocido dio paso a una lectura a dos voces de Efrén Rebolledo: "el beso de Safo". La última intervención fue el "Ocaso" de Octavio González.


Y entonces llegó la calma. El final estaba cerca y todos lo sentían, podía olerse, estaba en la mirada del público. Cambió la iluminación y la música de Nekraina era el único sonido en el lugar. Era la hora del performance.


Poco a poco tres figuras descendieron de la planta alta del recinto, se pasearon por el escenario improvisado y uno de ellos se acercó, despacio, como midiendo sus pasos, hasta el micrófono; sacó de entre sus ropas un texto que comenzó a leer con parsimonia electrizante, e incitaba a la pareja que con movimientos cadenciosos jugaban a amarse; se tocaban, acariciaban sus rostros, sus cuerpos; se dejaban dominar por la lujuria y su arrebato pasional culminó repentinamente, frente a todos... Era el final de una noche apasionada.


Debo aclarar que se me dificulta ser imparcial ante esta clase de eventos organizados por jóvenes inquietos que demuestran que la solvencia económica no es tan importante cuando se tiene una idea precisa. Que dejan claro que no es tan necesario depender de organizaciones gubernamentales para efectuar lo que surge como un experimento que pretende socavar esa pasividad colectiva presente en la mayoría de los nayaritas. Y que la mayor satisfacción, su pago, podría decirse, es ver satisfecha esa curiosidad; su esfuerzo es recompensado con un aplauso, un apretón de manos o una ligera palmada en la espalda en tono de agradecimiento. Y así, con una inquietud más realizada, es posible dar la vuelta y pensar el la siguiente.


H.
noveno@gmail.com

contrata publicidad

contrata publicidad

Chics 40 Años

Chics 40 Años