Breaking News
Loading...

COMUNICARTE TV.

Publicidad

Publicidad

Publicidad 2

Publicidad 2
miércoles, septiembre 17, 2008


MAQUINA 501

Emma García Figueroa

¡Huy!, pues no se imaginan con quien estuve platicando ayer, nada mas y nada menos que con Don Oscar Hernández Muñoz, ¿Qué quien es él?, claro no lo conocen porque no han estado cerca del tren, pero si le preguntamos a alguien que trabaje en ferrocarriles de Nayarit seguramente lo conocerán y sabrán la experiencia y el amor que le tiene a los trenes. Como el mismo lo dice, al solo hablar del tren hace que se le enchile el cuero.
"Ahora ya no trabajo en el tren, soy jubilado y estoy en la Secretaria de Salud, pero cambiaria mi vida por estar en el tren", Mis compañeros de trabajo me preguntan si lo extraño, y como no hacerlo si su silbato cada rato me llama, y mas que mi nuevo trabajo esta cerca.. Si pudiera elegir escogería estar lo que me queda de vida en el ferrocarril, mi vida misma la cambiaria por el.
Al preguntarle como festejaba las fiestas de independencia me comenta:
No festejábamos nada, era igual que todos los días, lo que si festejábamos era el 7 de Noviembre, día del ferrocarrilero. Desde la media noche los trabajadores de vías se encargaban de poner petardos por todas las vías, para que cuando pasara el tren fueran tronando. Que maravilloso era ese día, escuchar el Chu-cu-Chu, junto con los cuetes.
Es una persona que además de estar enamorado del tren es bromista, cuando me comunique con el me dijo llamarse Jesús García, el ferrocarrilero, Héroe de Nacozari, que fue protagonista de un drama que se hizo acreedor al corrido máquina 501 ¿lo recuerdan?

_______-------------------------------------------------------------------__________
El obrero sonorense alejó de El Seis una locomotora que era una bomba de tiempo
Hace cien años, Jesús García, el Héroe de Nacozari, salvó un pueblo a costa de su vida
www.jornada.unam.mx/2007/11/07/index.php?section=estados&
Hermosillo, Son., 6 de noviembre. La historia del Héroe de Nacozari ocurrió hace muchos años. Cien, para ser precisos. El 7 de noviembre de 1907 a Jesús García Corona no le correspondía conducir el tren, pero su compañero Alberto Biel se reportó enfermo y tuvo que hacerse responsable de los tres viajes programados
entre el pueblo de Nacozari y la mina de Pilares.
Era un recorrido de apenas cuatro kilómetros. La máquina realizó sin complicaciones el primer trayecto. Cuando iba de regreso por más carga, un mensajero abordó el tren a la altura de El Seis (caserío habitado por familias de trabajadores de las vías) para avisar a Jesús García que se necesitaba llevar más explosivos a la mina, diez toneladas de pólvora que se usarían para una ampliación.
Ya en Nacozari, García dejó a los ingenieros el trabajo de acomodar los vagones. Los explosivos quedaron por un error junto a la máquina. Jesús aprovechó para hacer una rápida visita a su madre, cuya casa se ubicaba cerca de la estación.
De regreso al sitio, Jesús García ayudó a encender el fuego, y, lentamente, la presión del vapor subió. Movió el convoy. Librada del freno, la locomotora echaba chispas que emanaban del contenedor llegando hasta los dos primeros furgones, cargados con cajas de dinamita. Fue un obrero anónimo quien fuertemente le gritó: “Oye, hay humo en el polvorín”, frase que hoy se canta en uno de los varios corridos dedicados a Jesús García.
En un fragmento del corrido Máquina 501, el fogonero le dice: “Jesús, vámonos apeando/ mira que el carro de atrás/ ya se nos viene quemando. / Jesús García le contesta:/ yo pienso muy diferente, / yo no quiero ser la causa / de que muera tanta gente. / Le dio vuelta a su vapor, porque era de cuesta arriba/ y antes de llegar al Seis/ allí terminó su vida...”
Jesús le pidió a la cuadrilla que lo acompañaba que se arrojara de la locomotora y le imprimió toda la fuerza. A las 14:20 horas, un estruendo como temblor se sintió en Nacozari. La onda expansiva quebró vidrios y sacudió las casas. Tan grande fue la explosión, que la locomotora desapareció por completo. Jesús murió al instante, lanzado por el frente de la cabina.
De El Seis no quedó casi nada. Fueron 13 los muertos, entre niños, mujeres y obreros que se encontraban cerca de la vía. Pero, sin duda, fueron cientos los que salvaron la vida cuando Jesús García decidió alejar del pueblo el convoy en llamas.

Esta historia continuara……………………………………………………..
Comentarios figueroa131@homail.com

2 comentarios:

myspace blog mobile dijo...

when will you go online?

my space wish dijo...

im here because of few cents for you. just dropping by.

contrata publicidad

contrata publicidad

Chics 40 Años

Chics 40 Años