Breaking News
Loading...

COMUNICARTE TV.

Publicidad

Publicidad

Publicidad 2

Publicidad 2
miércoles, abril 15, 2009


René Morimoto/El Sol de Nayarit
Las vacaciones de la semana pasada fueron para muchos de nosotros, la única oportunidad del año de salir de la rutina y dejar por unos días las ocupaciones necesarias para ganar el preciado sustento.
Para otros más, fue solo un pretexto para continuar celebrando y seguir en “el agua”, pero para la gran mayoría fue solo un fin de semana más que se perdió entre los puentes largos y de más inventos guajiros de la burocracia aristocrática que padecemos.
En la marcha impasible de los días rumbo al fin de la pascua, el destino más socorrido fue sin duda salir a la playa, (marecito, olas, bikinis y yeah yeah!!).
Se viajo en un rango amplio de vehículos, que iba de autos muy nuevos a autos muy viejos, en autobús, en motos, hasta en camionetas de redilas, en donde se observaban a hombres, mujeres y niños, viajando con el ideal en sus mentes de divertirse como nunca a la orilla del mar.
Otros destinos también fueron solicitados, como viajar a otras ciudades, ir a bosques o hasta la sierra, salir de la rutina era el común denominador, los pretextos eran lo de menos y las intenciones que movían estas pequeñas excursiones eran las más variadas. Los muy chambeadores o los de plano muy despistados, optaron por quedarse a ver la tele, o a hacer esa reparación que hacia falta de hace meses, o quizás como en mi caso a emprender la búsqueda de la iluminación y el desestréss libre de impuestos. (Como dice el buen dicho chilango “Acapulco en la azotea”).
El caso es que para arriba o para abajo, para el norte o para el sur, para el este o para aquel, a cual más nos la dimos de grandes viajeros, con o sin experiencia religiosa, con alcohol o en su versión ligth, dimos gracias al santo patrono de los calendarios la oportunidad de hacer una pausa y mirar a nuestro alrededor para tomar perspectiva, y discernir las cosas importantes para la vida de cada uno de nosotros. Así sea la familia, la diversión, la búsqueda del conocimiento, o el simple y llano “despedorre”.
Es por eso que es cosa justa dar las gracias a estas vacaciones, la posibilidad de ser tan iguales o tan diferentes a nuestros imposibles. Eso y además la oportunidad de recordar que somos consecuencia de nuestras decisiones y no solo personas inventadas por la necesidad.

contrata publicidad

contrata publicidad

Chics 40 Años

Chics 40 Años